¿De qué tiene hambre tu vida?

Nuestra relación con la comida tiene sus inicios ya desde la etapa fetal. A partir de ese momento, comer no es sólo preservar la vida sino que se va cargando de significados psicológicos.

Estos significados se elaboran a partir de nuestra interacción con el mundo (costumbres, rituales, creencias de nuestras familias, sociedad, tiempo en el que nos ha tocado vivir …) pero también a través de la relación con nosotros mismos y nuestro interior (autoimagen corporal, autoestima y autoconcepto).

Comer es más que el simple hecho de proveer nutrientes al cuerpo. La comida se ha convertido no sólo en el qué y el cuánto (tipo de alimentos y cantidad de nutrientes o calorías ingeridas) sino en algo más. Nos referimos sobre todo a la relación psicológica que tenemos con los alimentos. No se puede separar la parte biológica y fisiológica del acto de comer con la vinculación emocional y afectiva que tenemos.

Nutrirnos es un acto de supervivencia pero también de seguridad psicológica. Es muy importante que aparte del qué y del cuanto nos empezamos a plantear por qué comemos y cómo comemos.

Así la frase “Eres lo que comes” es tan cierta como “Comes lo que eres”.

La comida es un reflejo, es una proyección, una extensión de quién somos. Por lo tanto, nuestra relación con la comida es una de las formas más elocuentes donde identificar las cosas que pensamos, creemos, sentimos, valoramos, queremos … .en fin, quien someros.

La psicóloga Mireia Bosch, colaboradora de Fitness Integral y la Elimination Diet propone un ejercicio muy sencillo pero a la vez muy potente … La próxima vez que te pongas a comer, antes de empezar, te pedimos que reflexiones por un momento y conteste a la siguiente pregunta …

¿Qué dice tu plato de ti?


No hay respuestas correctas o incorrectas, simplemente, se trata de observar cómo comemos; es una invitación a observar quien someros. Recuerda que lo que somos, se proyecto en todo lo que hacemos, también en el acto de comer.

Nuestra relación con la comida es una puerta de entrada a nosotros mismos. Es una vía de autoconocimiento y autoexploración y si nosotros lo decidimos así se puede convertir en un gran vehículo de crecimiento personal. Nos puede permitir entender el porqué comemos ciertos alimentos, la necesidad que tenemos de picar constantemente … en definitiva, nos enseña de que tiene hambre nuestra vida. Porque en la gran mayoría de los casos nos ponemos cosas en la barriga no por hambre sino para llenar un vacío diferente. Se trata de entender que estamos llenando con la comida que no llenamos con la vida que llevamos y así poder hacer los cambios pertinentes que nos permitirán ser más felices.

Es por ello que en el RETO Elimination Diet hemos apostado por hacer un cambio integral, donde no sólo tendremos en cuenta la nutrición y el ejercicio físico, sino también todo lo que puede ayudarte a estar más saludable y sentirte más feliz .

Si te apuntas al RETO Elimination Diet a medida que avanzas en el programa irás entendiendo porque hasta ahora te había costado tanto perder peso, o controlar los antojos y las ganas por el dulce … Además adquirirás nuevas herramientas y estrategias para gestionar mejor todas aquellas situaciones que te pueden hacer volver a recaer en aquellos malos hábitos que sabes que no te ayudan a ser la persona que quieres y mereces ser.

Recuerda esta frase, es el “quid” de la cuestión …;)

Recuerda esta pregunta la próxima vez que te encuentres ante un plato de comida … “¿Qué dice tu plato de ti?”.

Asegúrate de que lo que te transmita sea positivo, te dé fuerza y autoestima. Llénate la barriga por el hambre real que tienes y no por las angustias, frustraciones o el aburrimiento.

Salud y buen provecho;)

Compártelo:
  • Facebook
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • RSS
  • LinkedIn
  • MySpace

Speak Your Mind

*


*