EL MICROONDAS: El mejor regalo para tu peor enemigo.

Cuando pregunto a alguien por qué utiliza el horno microondas siempre obtengo la misma respuesta “porque es rápido y fácil”. Esta respuesta siempre me ha despertado desconfianza. Nunca me he fiado de las cosas que sirven para obtener resultados de manera rápida y fácil.

¿Conoces algún método rápido y fácil para ganar dinero? Seguramente, si hay alguno no debe ser muy ético, ¿verdad? ¿Hay alguna manera rápida y fácil para ponerse en forma? ¿Cuantas cremas existen que prometen quemar grasa mientras duermes y cuantas personas han conseguido los resultados que prometen? Yo no conozco ninguna, ¿y tú? Pues con los hornos microondas pasa lo mismo.

microondasHe de admitir que durante muchos años yo también he utilizado el microondas porque era rápido y fácil, hasta que un día observé cómo hacían una tortilla. ¡Aún recuerdo perfectamente la experiencia! Todo el mundo sabe qué forma, textura, color y gusto tiene una tortilla hecha en la sartén, ¿no? Pues lo que vi salir del microondas no tenia nada que ver con una tortilla. Del microondas salió una “cosa” de color blanquecino, con un olor que no había sentido nunca y con una textura que se asemejaba más al porexpan que a unos huevos batidos y cocinados a fuego lento. ¿Cómo puede ser que en unos segundos el microondas pudiese transformar lo que debería haber sido una tortilla en una pastilla de porexpan? Eso ya me comenzó a despertar algunos interrogantes y preocupaciones sobre el funcionamiento de este aparato.
Con el tiempo he ido leyendo sobre el tema, siempre con la esperanza de encontrar alguna razón que me demostrara que el uso del horno microondas es inofensivo, que lo puedo utilizar cada día porque es una manera rápida y fácil de cocinar y que mantiene las propiedades nutritivas de los alimentos.

Pues bien, he encontrado abundantes razones que me aseguran que el horno microondas es una manera rápida y fácil de cocinar, pero no he encontrado ninguna que me asegure que mantiene las propiedades nutritivas de los alimentos.

Durante este último año he leído mucho y he hecho cursos sobre nutrición y en todos ellos, cuando se habla del horno microondas, se presentan los efectos nocivos de cocinar y/o calentar los alimentos en este aparato.

Aquí tienes algunos de los problemas causados por el microondas:

Las microondas producidas por este aparato deterioran las paredes celulares de las células que componen los alimentos hasta el punto que cuando los ingerimos los receptores de las paredes del intestino no los reconocen como comida y la mayoría son mal absorbidos. Eso puede desencadenar desde una respuesta inmunitaria a intolerancias, alergias y déficits nutricionales.
La radiación electromagnética generada por los microondas calienta los alimentos de dentro hacia fuera. Esta radiación es tan potente que cambia la polaridad de los átomos y estropea los alimentos. Un alimento calentado en un microondas deja de ser un alimento comestible desde el punto de vista nutricional.
Se sabe y está comprobado que adhesivos, polímeros, papel y otros productos químicos pasan al alimento cuando se calientan dentro del horno microondas. Muchas de estas substancias son cancerígenas y tóxicas.

Estas son solo algunas de las razones por las que en los hospitales está prohibido calentar el alimento de los bebés en hornos microondas. La leche materna pierde todas las propiedades inmunológicas cuando se calienta con microondas. ¿Por qué con el resto de los alimentos habría de ser diferente?

Por consiguiente, si está prohibido calentar la comida de los niños pequeños con microondas ¿cómo es que se permite utilizarlo con los adultos? ¿Cómo es que si se sabe que los microondas destruyen las propiedades nutritivas de los alimentos se usan en los hospitales, las residencias de ancianos o en las escuelas? La respuesta vuelve a ser la de siempre, “porque es rápido y fácil”. Ahora bien, lo que es fécil y rápido no siempre es lo más conveniente ni lo más saludable. Algunas tecnologías nos hacen avanzar y nos ayudan, pero hay otras que no.

Yo lo tengo muy claro, para mi salud, y sobre todo para la de mi familia, he dejado de usar el microondas. En mi casa llevamos más de un año sin usarlo y la verdad es que calentar los alimentos en el horno o en una sartén además de ser más nutritivo y saludable también es rápido y fácil.

Por cierto, aún tengo el microondas en algún rincón del garaje. ¿Alguien lo quiere? 😉

¡Salud!

Compártelo:
  • Facebook
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • RSS
  • LinkedIn
  • MySpace

Speak Your Mind

*


*