¿La cara amarga del azúcar o la cara dulce del veneno?

Antes de la aparición del azúcar refinado (hace escasamente 400 años) la gran mayoría de los carbohidratos que se consumían eran naturales, integrales, y proporcionaban la energía de forma progresiva y duradera.

sucreCuando se comenzó a refinar y procesar el azúcar, los costos de producción eran tan elevados que solo las clases sociales más altas se podían permitir el lujo de consumirlo en pequeñas cantidades. No hace más de 100 años, el consumo anual medio de azúcar por persona era de 2 kg. Hoy en día el consumo ya supera los 80 kg!

Esta cantidad tan grande de azúcar, al contrario de lo que puedes pensar, no ha servido precisamente para endulzar la vida sino para amargarla.

El azúcar/carbohidrato refinado es la principal causa de la gran epidemia de enfermedades que sufre nuestra sociedad (obesidad, diabetes, cáncer…). Los datos hablan por sí solos:
1 de cada 4 niños españoles sufre sobrepeso (Instituto Nacional de Estadística 2009). Actualmente este porcentaje aún es más alto.
Desde el 2006 la principal causa de muerte en España es el cáncer (Centro Nacional de Epidemiología). En una sociedad sana la principal causa de muerte debería ser la natural, por envejecimiento.
Efectos del azúcar sobre el organismo

El azúcar es una substancia altamente adictiva.

¿Cómo es que nadie es adicto a la zanahoria o a la manzana? Pues porque son alimentos saludables y con un gran valor nutritivo. El cuerpo, cuando recibe la cantidad adecuada de vitaminas, minerales y otros macronutrientes, se siente satisfecho y ya no necesita más. Con el azúcar no pasa eso, ja que son calorías vacías y no aportan nada nutritivo. El cuerpo en este caso, al necesitar más vitaminas y minerales, continuará pidiendo más, en más cantidad y con más frecuencia. Si quieres aprender a comer saludable y a dejar atrás la necesidad de picar a todas horas tienes que leer el libro “Elimination Diet”.

(descárgatelo gratis en www.dietasaludablefitnessintegral.com/es)

En realidad el azúcar no solamente es una droga para el cuerpo, también es un veneno. El 1957 el Dr. William Coda Martin publicó un trabajo muy interesante sobre cómo definir si un alimento es realmente un alimento o es un veneno. Acabó definiendo el veneno como “cualquier substancia ingerida o aplicada al cuerpo que cause o pueda causar la aparición de enfermedades”.

El Dr. Martin clasificó el azúcar/carbohidrato refinado como un veneno porque es un producto al cual se le han extraído las vitaminas, minerales, proteínas y grasas que le proporcionaban su valor nutricional y se ha convertido en un producto muy difícil de asimilar por el cuerpo y difícil de digerir.
Cuando comemos azúcares refinados sin los minerales, vitaminas, proteínas y grasas aparecen los siguientes problemas:

– Mala digestión. El azúcar/carbohidrato refinado mal digerido provoca inflamación y gases. Cuando este carbohidrato mal digerido pasa a la sangre, puede producir una respuesta inmunitaria y puede afectar a los glóbulos rojos. Cuando pasa eso, la respiración celular se ve afectada y, dependiendo de la severidad, puede afectar también a los tejidos de aquella zona o derivar en enfermedades degenerativas.

– Osteoporosis y problemas dentales. El consumo diario de azúcar rompe el equilibrio mineral en el cuerpo. Para restablecer este equilibrio el cuerpo necesita gran cantidad de minerales que los extrae de los huesos y de los dientes (las dos grandes reservas de minerales que tenemos).

– Sobrecarga hepática. El hígado es un gran almacén de azúcar (glucógeno). La capacidad del hígado para almacenar glucógeno es limitada. Un consumo excesivo de azúcar desborda rápidamente el hígado y lo acaba expandiendo. Cuando el hígado está al máximo de su capacidad, el exceso de glucógeno (azúcar) retorna a la corriente sanguínea en forma de ácidos grasos. Estos ácidos grasos se acaban acumulando alrededor de las zonas donde la grasa queda tan poco estética como son los glúteos, la barriga y los muslos. No olvides que el sobrepeso y la obesidad son enfermedades y no solo un problema de estética.

– Sobrecarga orgánica. Cuando estas zonas que citaba anteriormente están muy llenas, la grasa pasa a acumularse alrededor de los diferentes órganos (corazón, hígado, riñones…). Esta grasa ralentiza el funcionamiento de los órganos y perjudica sus tejidos. A la larga el funcionamiento de todo el cuerpo queda afectado y comienzan a aparecer síntomas como la hipertensión. Si ya sufres problemas de hipertensión arterial sería muy conveniente que te planteases la posibilidad de eliminar el azúcar de la dieta, aumentar el consumo de agua e introducir hábitos nutricionales más saludables
(puedes encontrar más información en www.dietasaludablefitnessinteg…

– Hiperactivación del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso central (cerebro) también se ve afectado ya que el azúcar es un estimulante muy potente. El sistema nervioso simpático es el responsable de activar la respuesta de lucha o huída que se desencadena ante cualquier situación de estrés. Cuando el estímulo estresante, en este caso el azúcar, perdura mucho en el tiempo el cuerpo mantiene activado el sistema nervioso simpático (taquicardia, hiperventilación, dilatación de las pupilas…) y el cuerpo acaba sufriendo fatiga, desgaste y puede desembocar en enfermedades y problemas de conducta. Muchos de los problemas de comportamiento de los adolescentes están asociados a un consumo excesivo de alimentos procesados, conservantes, edulcorantes artificiales, cafeína y sobre todo azúcares y carbohidratos refinados.

– Diabetes, sobrepeso y obesidad. Cuando se consumen carbohidratos refinados sin las cantidades adecuadas de grasas, proteínas, vitaminas y minerales, los niveles de azúcar en sangre aumentan dramáticamente. El cuerpo responde a esta situación segregando insulina masivamente. La insulina es una hormona que tiene como función eliminar el exceso de azúcar de la sangre para almacenarlo en las células. Esta respuesta hormonal continúa hasta que el cerebro detecta que los niveles de azúcar se han vuelto a estabilizar, es entonces cuando da la orden de parar la segregación de insulina. El problema es que el mecanismo que avisa al cerebro de que el nivel de azúcar ya ha vuelto a la normalidad es muy lento y generalmente da la orden demasiado tarde, es decir, cuando los niveles de azúcar vuelven a estar demasiado bajos (hipoglucemia). La hipoglucemia es un estado estresante y peligroso (una hipoglucemia severa puede desencadenar en coma) al cual el cuerpo responde segregando cortisol. El cortisol estimula la liberación de glucógeno del hígado hacia la sangre para aumentar los niveles de azúcar y superar el estado de hipoglucemia.
crapCuando eso ocurre, la mayoría de personas experimentan una sensación de gana que las empuja a comer cosas dulces, beber refrescos o tomar café.

El problema es que en pocos momentos la corriente sanguínea se ve inundada por el azúcar proveniente del hígado y del azúcar que la persona acaba de ingerir. Todo eso acaba provocando otro pico inesperado de azúcar que solo se podrá controlar con otra segregación masiva de insulina. Y así el ciclo vuelve a comenzar.

Muchas personas viven gran parte de su vida en esta montaña rusa de subidas y bajadas de azúcar. A la larga, estas oscilaciones acaban provocando una insensibilidad o resistencia a la insulina que puede desembocar en diabetes. Uno de los primeros síntomas es la acumulación de grasa alrededor de la cintura y la faja abdominal. Porqué, si ya tienes barriguita y quieres reducir el riesgo de sufrir diabetes procura cambiar tus hábitos alimentarios. Asegúrate de eliminar el azúcar de tu dieta y de substituir los carbohidratos simples y refinados por otros de absorción más lenta como por ejemplo la quinua o el arroz integral. Puedes encontrar más información de cómo hacer una dieta saludable en www.dietasaludablefitnessintegral.com/es

– Fatiga de las glándulas suprarrenales. Una dieta con alimentos procesados, conservantes, colorantes, azúcares… obliga al cuerpo a realizar un sobreesfuerzo constante para eliminar todos estos “tóxicos”. Este sobreesfuerzo acaba también pasando factura al sistema hormonal que ve cómo sus principales glándulas, las suprarrenales, se fatigan y ya no pueden producir ni la cantidad ni la calidad de las hormonas necesarias para regular correctamente las funciones del organismo. Una señal inequívoca de que eso está pasando es la aparición de enfermedades degenerativas, alergias, depresión, problemas de comportamiento, sobrepeso y obesidad.

Como puedes ver, la capacidad del cuerpo para luchar contra cualquier enfermedad se ve gravemente reducida. Las probabilidades de sufrir alguna de las siguientes enfermedades aumenta dramáticamente si se consume azúcar o carbohidratos refinados de manera regular:

– Problemas renales
– Problemas hepáticos
– Arteriosclerosis
– Problemas cardiacos
– Síndrome de déficit de atención y hiperactividad
– Problemas conductuales
– Tendencias agresivas
– Hongos y parásitos
– Cáncer (el azúcar es la principal fuente de alimento de las células cancerígenas)
– Osteoporosis
– Problemas inflamatorios
– Caries
– Fatiga crónica
– Fibromialgia
– Intolerancias alimentarias
– Esquizofrenia

Y ésta solo es una pequeña lista de todos los problemas derivados del consumo de azúcar. La próxima vez que comas o des a tus hijos una galleta, un yogurt de gustos, zumo de fruta envasado, o cualquier otro producto que contenga azúcar recuerda que estás aumentando considerablemente la probabilidad de sufrir en el futuro alguna de estas enfermedades.

Los buenos hábitos se adquieren desde pequeños. Si cada día, aunque solo sea un poco, acostumbras a tus hijos a comer azúcar se acabarán volviendo adictos y cada vez la necesitarán con más frecuencia. Reduce el consumo de productos con azúcar a ocasiones puntuales o a celebraciones especiales 😉

Aunque no te lo creas hay azúcar en todas partes. Si quieres una prueba ves al frigorífico o al armario de la cocina, saca tres o cuatro cosas al azar y mira las etiquetas. Estoy seguro de que en casi todas ellas el segundo o tercer ingrediente será el azúcar!!!

Una buena manera de desintoxicar el cuerpo y depurarlo del exceso de azúcar es seguir la Elimination Diet durante 30 días. Si quieres comprobar qué bien te sentirás una vez que te hayas desenganchado del azúcar descarga el libro de la Elimination Diet de manera totalmente gratuita a www.dietasaludablefitnessintegral.com/es

Xavi García Costa
Licenciado en Educación Física
Asesor en salud y Coach de Fitness Integral

________________________________________________________________________________
Fuentes:
– How to eat, move and be healthy! Paul Chek. Ed: C.H.E.K Institut Publications. San Diego, CA. 2009

Compártelo:
  • Facebook
  • StumbleUpon
  • Twitter
  • RSS
  • LinkedIn
  • MySpace

Speak Your Mind

*


*