¿Qué hacer cuando aparecen las temidas agujetas?

Las agujetas son el agarrotamiento y dolor que se experimenta cuando iniciamos un programa de ejercicio físico, cambiamos la rutina de entrenamiento o cuando incrementamos de manera brusca la duración y/o la intensidad del ejercicio al que estamos acostumbrados.
Aunque este dolor puede ser alarmante para las personas que no están acostumbradas a sufrirlo cabe decir que es una respuesta NORMAL y forma parte del proceso de adaptación del cuerpo que, una vez recuperado, se vuelve más resistente y fuerte. Lo que se tiene que diferenciar es el dolor de las agujetas del dolor articular por lesión o sobrecarga. El dolor de una lesión suele aparecer de golpe y es agudo. Las agujetas suelen aparecer gradualmente entre las 24 o 48 horas y desaparecen también gradualmente entre 3 o 4 días aproximadamente.
¿Cuál es la causa de las agujetas?

fibresLas agujetas no son más que micro-roturas de las fibras musculares (cuanto más micro-roturas más dolor muscular) debido al incremento de duración, intensidad del ejercicio y tipo de ejercicio que se ha realizado. Cualquier movimiento al que no estés acostumbrado puede desencadenar agujetas pero los movimientos que provocan más micro-roturas son los que utilizan contracciones musculares excéntricas, es decir, donde el músculo se contrae pero al mismo tiempo se alarga. Estos movimientos son mayoritariamente los de frenada (bajar un peso, bajar escaleras, correr cuesta abajo, amortiguar la caída de un salto…)
¿Qué podemos hacer para tratar las agujetas una vez ya las estamos sufriendo?

El mejor tratamiento es la prevención. Una vez tenemos agujetas se puede hacer poca cosa para eliminarlas. Hay un gran debate sobre este tema ya que existen muchos mitos sobre el origen y el tratamiento. Un mito era que las agujetas son el resultado del ácido láctico y desaparecerían al tomar agua con azúcar… esto ya se ha demostrado que no es cierto. También se creía que el mejor tratamiento eran los estiramientos pero un estudio de unos científicos australianos en el 2007 demostró que los estiramientos no son un buen método para hacer desaparecer las agujetas, sino todo lo contrario.
Entonces, ¿hay algo, aparte de la prevención, que sierva para acelerar el proceso de curación del músculo? Lo más recomendable (aparte de la prevención) es proporcionar al cuerpo TODO lo que necesita para regenerarse:
En las primeras horas/ días cuando hay dolor…
– Hidratación óptima (1l. por cada 25 kg de peso)
– Dieta óptima (Elimination Diet – http://dietasaludablefitnessintegral.com/es/)
– Descanso óptimo (8 horas de sueño, ir a dormir como muy tarde a las 22:45 h)
– Recuperación activa (baja intensidad y bajo impacto)
– Ducha de contrastes (baños de agua fría y caliente)
– Aplicación de hielo sobre la zona afectada para reducir la sensación de dolor.
Una vez pasado el dolor…
– Hidratación óptima (1l. por cada 25 kg de peso)
– Dieta óptima (Elimination Diet – http://dietasaludablefitnessintegral.com/es/)
– Descanso óptimo (8 horas de sueño, ir a dormir como muy tarde a les 22:45h
– Vuelta progresiva a la práctica deportiva normal
– Masajes relajantes/descontracturantes
– Estiramientos suaves
– Técnicas de liberación miofascial
– Aplicación de calor para favorecer el aumento de riego sanguíneo.
¿Qué podemos hacer para evitar las agujetas?

Aunque a veces no se pueden prevenir completamente las agujetas, se puede intentar minimizar su aparición y efectos si se siguen estas recomendaciones:
– Asesórate y sigue las recomendaciones de un profesional.
– Progresa despacio y aumenta la duración y la intensidad del ejercicio poco a poco. Una norma que solemos seguir los entrenadores es la del incremento del 10% por semana.
– Calentar bien antes de empezar (movilización, inhibición y activación muscular…)
– Recuperar bien después de acabar (estiramientos, liberación miofascial…)
– Evitar cambiar muchos factores del entrenamiento a la vez (ejercicios, duración, intensidad, frecuencia…)
– Hidratación óptima (antes, durante y después del ejercicio)
– Dieta óptima (antes, durante y después del ejercicio)
– Descanso óptimo

Salud y una buena recuperación.

¿La cara amarga del azúcar o la cara dulce del veneno?

Antes de la aparición del azúcar refinado (hace escasamente 400 años) la gran mayoría de los carbohidratos que se consumían eran naturales, integrales, y proporcionaban la energía de forma progresiva y duradera.

sucreCuando se comenzó a refinar y procesar el azúcar, los costos de producción eran tan elevados que solo las clases sociales más altas se podían permitir el lujo de consumirlo en pequeñas cantidades. No hace más de 100 años, el consumo anual medio de azúcar por persona era de 2 kg. Hoy en día el consumo ya supera los 80 kg!

Esta cantidad tan grande de azúcar, al contrario de lo que puedes pensar, no ha servido precisamente para endulzar la vida sino para amargarla.

El azúcar/carbohidrato refinado es la principal causa de la gran epidemia de enfermedades que sufre nuestra sociedad (obesidad, diabetes, cáncer…). Los datos hablan por sí solos:
1 de cada 4 niños españoles sufre sobrepeso (Instituto Nacional de Estadística 2009). Actualmente este porcentaje aún es más alto.
Desde el 2006 la principal causa de muerte en España es el cáncer (Centro Nacional de Epidemiología). En una sociedad sana la principal causa de muerte debería ser la natural, por envejecimiento.
Efectos del azúcar sobre el organismo

El azúcar es una substancia altamente adictiva.

¿Cómo es que nadie es adicto a la zanahoria o a la manzana? Pues porque son alimentos saludables y con un gran valor nutritivo. El cuerpo, cuando recibe la cantidad adecuada de vitaminas, minerales y otros macronutrientes, se siente satisfecho y ya no necesita más. Con el azúcar no pasa eso, ja que son calorías vacías y no aportan nada nutritivo. El cuerpo en este caso, al necesitar más vitaminas y minerales, continuará pidiendo más, en más cantidad y con más frecuencia. Si quieres aprender a comer saludable y a dejar atrás la necesidad de picar a todas horas tienes que leer el libro “Elimination Diet”.

(descárgatelo gratis en www.dietasaludablefitnessintegral.com/es)

En realidad el azúcar no solamente es una droga para el cuerpo, también es un veneno. El 1957 el Dr. William Coda Martin publicó un trabajo muy interesante sobre cómo definir si un alimento es realmente un alimento o es un veneno. Acabó definiendo el veneno como “cualquier substancia ingerida o aplicada al cuerpo que cause o pueda causar la aparición de enfermedades”.

El Dr. Martin clasificó el azúcar/carbohidrato refinado como un veneno porque es un producto al cual se le han extraído las vitaminas, minerales, proteínas y grasas que le proporcionaban su valor nutricional y se ha convertido en un producto muy difícil de asimilar por el cuerpo y difícil de digerir.
Cuando comemos azúcares refinados sin los minerales, vitaminas, proteínas y grasas aparecen los siguientes problemas:

– Mala digestión. El azúcar/carbohidrato refinado mal digerido provoca inflamación y gases. Cuando este carbohidrato mal digerido pasa a la sangre, puede producir una respuesta inmunitaria y puede afectar a los glóbulos rojos. Cuando pasa eso, la respiración celular se ve afectada y, dependiendo de la severidad, puede afectar también a los tejidos de aquella zona o derivar en enfermedades degenerativas.

– Osteoporosis y problemas dentales. El consumo diario de azúcar rompe el equilibrio mineral en el cuerpo. Para restablecer este equilibrio el cuerpo necesita gran cantidad de minerales que los extrae de los huesos y de los dientes (las dos grandes reservas de minerales que tenemos).

– Sobrecarga hepática. El hígado es un gran almacén de azúcar (glucógeno). La capacidad del hígado para almacenar glucógeno es limitada. Un consumo excesivo de azúcar desborda rápidamente el hígado y lo acaba expandiendo. Cuando el hígado está al máximo de su capacidad, el exceso de glucógeno (azúcar) retorna a la corriente sanguínea en forma de ácidos grasos. Estos ácidos grasos se acaban acumulando alrededor de las zonas donde la grasa queda tan poco estética como son los glúteos, la barriga y los muslos. No olvides que el sobrepeso y la obesidad son enfermedades y no solo un problema de estética.

– Sobrecarga orgánica. Cuando estas zonas que citaba anteriormente están muy llenas, la grasa pasa a acumularse alrededor de los diferentes órganos (corazón, hígado, riñones…). Esta grasa ralentiza el funcionamiento de los órganos y perjudica sus tejidos. A la larga el funcionamiento de todo el cuerpo queda afectado y comienzan a aparecer síntomas como la hipertensión. Si ya sufres problemas de hipertensión arterial sería muy conveniente que te planteases la posibilidad de eliminar el azúcar de la dieta, aumentar el consumo de agua e introducir hábitos nutricionales más saludables
(puedes encontrar más información en www.dietasaludablefitnessinteg…

– Hiperactivación del sistema nervioso simpático. El sistema nervioso central (cerebro) también se ve afectado ya que el azúcar es un estimulante muy potente. El sistema nervioso simpático es el responsable de activar la respuesta de lucha o huída que se desencadena ante cualquier situación de estrés. Cuando el estímulo estresante, en este caso el azúcar, perdura mucho en el tiempo el cuerpo mantiene activado el sistema nervioso simpático (taquicardia, hiperventilación, dilatación de las pupilas…) y el cuerpo acaba sufriendo fatiga, desgaste y puede desembocar en enfermedades y problemas de conducta. Muchos de los problemas de comportamiento de los adolescentes están asociados a un consumo excesivo de alimentos procesados, conservantes, edulcorantes artificiales, cafeína y sobre todo azúcares y carbohidratos refinados.

– Diabetes, sobrepeso y obesidad. Cuando se consumen carbohidratos refinados sin las cantidades adecuadas de grasas, proteínas, vitaminas y minerales, los niveles de azúcar en sangre aumentan dramáticamente. El cuerpo responde a esta situación segregando insulina masivamente. La insulina es una hormona que tiene como función eliminar el exceso de azúcar de la sangre para almacenarlo en las células. Esta respuesta hormonal continúa hasta que el cerebro detecta que los niveles de azúcar se han vuelto a estabilizar, es entonces cuando da la orden de parar la segregación de insulina. El problema es que el mecanismo que avisa al cerebro de que el nivel de azúcar ya ha vuelto a la normalidad es muy lento y generalmente da la orden demasiado tarde, es decir, cuando los niveles de azúcar vuelven a estar demasiado bajos (hipoglucemia). La hipoglucemia es un estado estresante y peligroso (una hipoglucemia severa puede desencadenar en coma) al cual el cuerpo responde segregando cortisol. El cortisol estimula la liberación de glucógeno del hígado hacia la sangre para aumentar los niveles de azúcar y superar el estado de hipoglucemia.
crapCuando eso ocurre, la mayoría de personas experimentan una sensación de gana que las empuja a comer cosas dulces, beber refrescos o tomar café.

El problema es que en pocos momentos la corriente sanguínea se ve inundada por el azúcar proveniente del hígado y del azúcar que la persona acaba de ingerir. Todo eso acaba provocando otro pico inesperado de azúcar que solo se podrá controlar con otra segregación masiva de insulina. Y así el ciclo vuelve a comenzar.

Muchas personas viven gran parte de su vida en esta montaña rusa de subidas y bajadas de azúcar. A la larga, estas oscilaciones acaban provocando una insensibilidad o resistencia a la insulina que puede desembocar en diabetes. Uno de los primeros síntomas es la acumulación de grasa alrededor de la cintura y la faja abdominal. Porqué, si ya tienes barriguita y quieres reducir el riesgo de sufrir diabetes procura cambiar tus hábitos alimentarios. Asegúrate de eliminar el azúcar de tu dieta y de substituir los carbohidratos simples y refinados por otros de absorción más lenta como por ejemplo la quinua o el arroz integral. Puedes encontrar más información de cómo hacer una dieta saludable en www.dietasaludablefitnessintegral.com/es

– Fatiga de las glándulas suprarrenales. Una dieta con alimentos procesados, conservantes, colorantes, azúcares… obliga al cuerpo a realizar un sobreesfuerzo constante para eliminar todos estos “tóxicos”. Este sobreesfuerzo acaba también pasando factura al sistema hormonal que ve cómo sus principales glándulas, las suprarrenales, se fatigan y ya no pueden producir ni la cantidad ni la calidad de las hormonas necesarias para regular correctamente las funciones del organismo. Una señal inequívoca de que eso está pasando es la aparición de enfermedades degenerativas, alergias, depresión, problemas de comportamiento, sobrepeso y obesidad.

Como puedes ver, la capacidad del cuerpo para luchar contra cualquier enfermedad se ve gravemente reducida. Las probabilidades de sufrir alguna de las siguientes enfermedades aumenta dramáticamente si se consume azúcar o carbohidratos refinados de manera regular:

– Problemas renales
– Problemas hepáticos
– Arteriosclerosis
– Problemas cardiacos
– Síndrome de déficit de atención y hiperactividad
– Problemas conductuales
– Tendencias agresivas
– Hongos y parásitos
– Cáncer (el azúcar es la principal fuente de alimento de las células cancerígenas)
– Osteoporosis
– Problemas inflamatorios
– Caries
– Fatiga crónica
– Fibromialgia
– Intolerancias alimentarias
– Esquizofrenia

Y ésta solo es una pequeña lista de todos los problemas derivados del consumo de azúcar. La próxima vez que comas o des a tus hijos una galleta, un yogurt de gustos, zumo de fruta envasado, o cualquier otro producto que contenga azúcar recuerda que estás aumentando considerablemente la probabilidad de sufrir en el futuro alguna de estas enfermedades.

Los buenos hábitos se adquieren desde pequeños. Si cada día, aunque solo sea un poco, acostumbras a tus hijos a comer azúcar se acabarán volviendo adictos y cada vez la necesitarán con más frecuencia. Reduce el consumo de productos con azúcar a ocasiones puntuales o a celebraciones especiales 😉

Aunque no te lo creas hay azúcar en todas partes. Si quieres una prueba ves al frigorífico o al armario de la cocina, saca tres o cuatro cosas al azar y mira las etiquetas. Estoy seguro de que en casi todas ellas el segundo o tercer ingrediente será el azúcar!!!

Una buena manera de desintoxicar el cuerpo y depurarlo del exceso de azúcar es seguir la Elimination Diet durante 30 días. Si quieres comprobar qué bien te sentirás una vez que te hayas desenganchado del azúcar descarga el libro de la Elimination Diet de manera totalmente gratuita a www.dietasaludablefitnessintegral.com/es

Xavi García Costa
Licenciado en Educación Física
Asesor en salud y Coach de Fitness Integral

________________________________________________________________________________
Fuentes:
– How to eat, move and be healthy! Paul Chek. Ed: C.H.E.K Institut Publications. San Diego, CA. 2009

Los 6 pasos para conseguir lo que te propongas

Me atrevería a decir que casi todos tenemos algún objetivo que conseguir. Los que no lo tienen divagan por esta vida sin propósito ni dirección “intentando” conseguir cosas que siempre se les acaban escapando.

Es de vital importancia creer en uno mismo y confiar más en las
posibilidades que en los miedos. El éxito siempre es posible cuando tus miedos no te limitan ni te hacen abandonar antes de hora.

En este artículo te quiero presentar los 6 pasos que debes seguir para garantizar el éxito en cualquier objetivo que te plantees. Pero, deja que antes te ponga un ejemplo de cómo deberías seguir estos 6 pasos.

goalUn ejemplo de objetivo mal planteado sería “Me gustaría perder peso” o “quiero mejorar la salud”. Aunque parecen objetivos claros y definidos, no lo son. Si te planteas los objetivos de esta manera tienes muchas posibilidades de fracasar. ¿Me equivoco si afirmo que éstos son objetivos que te has propuesto más de una vez y no los has conseguido o no los has podido mantener? La razón de estos fracasos está relacionada con el hecho de que no has seguido todos los pasos que se deben seguir para asegurarte el éxito. ¿Quieres saber de qué te has olvidado? Pues que una vez definido el objetivo de “Me gustaría perder peso” tienes que definir: ¿Cuánto peso quieres perder? ¿Por qué es importante para ti perder peso? ¿Para cuándo quieres haberlo perdido? ¿Lo has compartido para dejar constancia y no desfallecer a la más mínima dificultad? ¿Estás dispuesto a pagar un precio para conseguirlo? ¿Has pagado el precio?

Ahora puedes ver cómo con sólo querer no es suficiente. QUERER es muy diferente de NECESITAR. Hay que necesitar realmente una cosa para poner en marcha todos los mecanismos que harán que lo consigas. Querer está muy bien, pero en la vida hay que poner algo más que voluntad.

La diferencia entre triunfar o fracasar puede encontrarse en la manera en que definas y redactes tus objetivos. La información que te presento no es psicología avanzada ni está basada en los últimos estudios científicos, es simplemente una estrategia muy sencilla pero muy efectiva para conseguir que de aquí a una semana, un mes, o un año no te encuentres sentado en este mismo lugar preguntándote por qué no has podido conseguir una vez más lo que te habías propuesto.

Siempre que necesites conseguir una cosa has de saber:

1. ¿Qué es lo que necesito?
La clave para poder definirlo correctamente es asegurarte de que el objetivo es específico y está íntimamente relacionado con lo que necesitas conseguir. El objetivo también debería ser mesurable. Por ejemplo, en lugar de decir “Necesito perder peso” es mejor especificar de manera realista (pero al mismo tiempo, ambiciosa) qué es exactamente lo que necesitas conseguir como “Necesito perder 10 kg de grasa”.
Pero eso no es suficiente. Hay que seguir preguntándose…

2. ¿Para cuándo lo necesitas?
Eso es tan sencillo como poner una fecha límite al objetivo. En el ejemplo que he estado utilizando en ningún momento sabes para cuándo lo necesitas y eso hará que el objetivo se vuelva difuso y pierda todo su propósito, aumentando las posibilidades de fracasar. Simplemente decir “quiero perder 10 kg de grasa” no es suficiente. ¿Lo quieres para mañana? ¿Para la semana que viene? ¿Para de aquí a medio año?

Dependiendo del tiempo que tengas para conseguirlo deberás usar una estrategia u otra. Si tienes poco tiempo la estrategia a seguir deberá ser más agresiva y estricta, mientras que si tienes más podrás ser más conservador.

Un buen objetivo sería “necesito perder 10 kg de grasa antes del día 8 de julio”. Ahora ya estás comenzando a definir el camino que te puede llevar hasta el día 8 de julio habiendo perdido estos 10 kg de grasa. Pero aún faltan los pasos más importantes…

3. ¿Para qué lo necesitas?
Saber el por qué es importante conseguir el objetivo es básico si queremos mantener la motivación y no echarlo todo por la ventana cuando topamos con alguna dificultad. En este momento debes ser muy honesto contigo mismo e intentar descubrir qué razón se oculta detrás de esta necesidad. Si realmente es importante no habrá nadie que te pare, si por el contrario, la razón no es suficiente no valdrá la pena todo el esfuerzo que tendrás que dedicar y abandonarás a la primera de cambio.

No es fácil descubrir el verdadero motivo que nos mueve a hacer una cosa. A veces hay que reflexionar, meditar o incluso autoanalizarse para descubrirlo.

Aquí tienes algunos ejemplos que te pueden ayudar :
Quiero perder 10 Kg de grasa antes del 8 de julio
¿Por qué?
Porque es la fecha cuando se casa mi mejor amigo
¿Por qué es importante adelgazar 10 kg para ese día?
Porque todos mis amigos se conservan muy bien y yo me he descuidado y he engordado mucho y ya no me siento bien.
¿Cómo te gustaría sentirte?
Quiero sentirme bien, verme más delgado, sin estas ojeras de cansancio y con energía para disfrutar del día a día sin cansarme. Me quiero mirar al espejo y estar orgulloso de la persona que veo.
¿Por qué crees que perder estos 10 kg de grasa te ayudará?
Porque hará que no me sienta diferente. Todos mis amigos están en forma y tienen unos cuerpos atléticos, en cambio yo no. Si pierdo 10 kg de grasa hará que no me sienta diferente, aumentará mi autoestima y recuperaré la energía que necesito para bailar y saltar sin cansarme como lo hacía antes. Estoy cansado de llevar un estilo de vida sedentario que no me aporta ningún beneficio y que al final comprometerá mi salud.

¡Ahora sí! Ya tenemos la razón principal y oculta de POR QUÉ es importante perder estos 10 kg. No es sólo para poder ponerte unos pantalones que no te entran. Si fuera sólo eso, al cabo de unos días de dieta y ejercicio decidirías dejarlo y comprarte otros pantalones. Eso es más fácil que perder 10 kg de grasa. Pero como el motivo es mucho más profundo que unos simples pantalones harás lo que haga falta para adelgazar, porque lo que quieres es disfrutar de una buena autoestima y mejorar la salud.

Ahora el simple objetivo de perder 10 kg se ha convertido en:
“Necesito perder 10 kg de grasa antes del día 8 de julio para poder ir a la boda de mi amigo y estar orgulloso de la persona que veo en el espejo. También quiero disfrutar de una buena autoestima y poder disfrutar de la fiesta y del baile con mis amigos como lo hacía antes”.

4. ¿Quién te puede ayudar?
Este paso puede parecer prescindible ya que mucha gente cree que no necesita a nadie para hacer las cosas. Bien, deja que te diga que te equivocas. Las buenas intenciones se las lleva el viento. Es de vital importancia dejar constancia del objetivo que quieres conseguir. Debes escribirlo en un papel, post-it, o en cualquier otro sitio para que cada día lo veas y recuerdes que has de continuar trabajando.

También es importante que lo compartas con aquellas personas que sabes que te pueden ayudar. Hay personas que siempre están dispuestas a echarte una mano y que, cuando hablas con ellas, te llenan de energía positiva. En cambio hay otras que son tóxicas, que siempre piensan en negativo y que no paran de decirte que eso que quieres hacer es imposible. Comparte tus objetivos con aquellas personas que te motivan y te ayudan a mejorar y no con las que te limitan y te intoxican.

5. ¿Cuál es el precio que hay que pagar?
Ahora tu objetivo está bien redactado y has dejado constancia para tenerlo siempre presente y no desviarte del camino marcado. Ahora sólo falta saber una cosa muy importante…
“¿Estoy dispuesto a pagar el precio (tiempo, energía, dinero…) necesario para conseguir lo que me he propuesto?”

Para poder contestar a esta pregunta debes tener en cuenta lo siguiente:
¿Cuánto tiempo al día/semana/mes tendré que dedicar para conseguirlo? ¿Estoy dispuesto a levantarme cada día 30 minutos antes para poder hacer ejercicio? ¿Estoy dispuesto a recortar la hora de comer para entrenar? … ¿Cuánta energía deberé poner para conseguirlo? ¿Estoy dispuesto a planificar mis comidas para seguir al 100% la dieta? ¿Estoy dispuesto a no beber alcohol y a no comer chocolate durante 30 días? ¿Estoy dispuesto a entrenar sin excusas?… ¿Cuánto dinero me costará? ¿Estoy dispuesto a pagar la cuota del gimnasio? ¿Estoy dispuesto a pagar un poco más y comprar productos ecológicos?
Si puedes responder afirmativamente a estas preguntas puedes estar seguro de que estás preparado para conseguir lo que te has propuesto. Ahora sólo falta el paso final…

6. ¡Hacerlo!
Este paso final es tan sencillo como hacer lo que sabes que hay que hacer para conseguir tu objetivo. Ganar no es siempre fácil, y si el objetivo es ambicioso siempre va acompañado de trabajo duro, esfuerzo y, muy frecuentemente, sacrificio. Conviene que durante todo el proceso vayas repasando estos pasos para recordar lo que quieres conseguir, para cuándo lo quieres, por qué es importante, con quién lo quieres compartir y cómo te puede ayudar, saber el precio y finalmente pagarlo. Solamente así podrás llegar al día señalado con la satisfacción de haber conseguido el objetivo.

Hay una frase que dice: “el sacrificio es temporal, el orgullo y la satisfacción de haberlo conseguido dura para siempre”.
Recuerda estos 6 pasos siempre que quieras conseguir un objetivo. Y disfruta de la sensación del trabajo bien hecho.

¡Mucha salud y felicidad!

EL MICROONDAS: El mejor regalo para tu peor enemigo.

Cuando pregunto a alguien por qué utiliza el horno microondas siempre obtengo la misma respuesta “porque es rápido y fácil”. Esta respuesta siempre me ha despertado desconfianza. Nunca me he fiado de las cosas que sirven para obtener resultados de manera rápida y fácil.

¿Conoces algún método rápido y fácil para ganar dinero? Seguramente, si hay alguno no debe ser muy ético, ¿verdad? ¿Hay alguna manera rápida y fácil para ponerse en forma? ¿Cuantas cremas existen que prometen quemar grasa mientras duermes y cuantas personas han conseguido los resultados que prometen? Yo no conozco ninguna, ¿y tú? Pues con los hornos microondas pasa lo mismo.

microondasHe de admitir que durante muchos años yo también he utilizado el microondas porque era rápido y fácil, hasta que un día observé cómo hacían una tortilla. ¡Aún recuerdo perfectamente la experiencia! Todo el mundo sabe qué forma, textura, color y gusto tiene una tortilla hecha en la sartén, ¿no? Pues lo que vi salir del microondas no tenia nada que ver con una tortilla. Del microondas salió una “cosa” de color blanquecino, con un olor que no había sentido nunca y con una textura que se asemejaba más al porexpan que a unos huevos batidos y cocinados a fuego lento. ¿Cómo puede ser que en unos segundos el microondas pudiese transformar lo que debería haber sido una tortilla en una pastilla de porexpan? Eso ya me comenzó a despertar algunos interrogantes y preocupaciones sobre el funcionamiento de este aparato.
Con el tiempo he ido leyendo sobre el tema, siempre con la esperanza de encontrar alguna razón que me demostrara que el uso del horno microondas es inofensivo, que lo puedo utilizar cada día porque es una manera rápida y fácil de cocinar y que mantiene las propiedades nutritivas de los alimentos.

Pues bien, he encontrado abundantes razones que me aseguran que el horno microondas es una manera rápida y fácil de cocinar, pero no he encontrado ninguna que me asegure que mantiene las propiedades nutritivas de los alimentos.

Durante este último año he leído mucho y he hecho cursos sobre nutrición y en todos ellos, cuando se habla del horno microondas, se presentan los efectos nocivos de cocinar y/o calentar los alimentos en este aparato.

Aquí tienes algunos de los problemas causados por el microondas:

Las microondas producidas por este aparato deterioran las paredes celulares de las células que componen los alimentos hasta el punto que cuando los ingerimos los receptores de las paredes del intestino no los reconocen como comida y la mayoría son mal absorbidos. Eso puede desencadenar desde una respuesta inmunitaria a intolerancias, alergias y déficits nutricionales.
La radiación electromagnética generada por los microondas calienta los alimentos de dentro hacia fuera. Esta radiación es tan potente que cambia la polaridad de los átomos y estropea los alimentos. Un alimento calentado en un microondas deja de ser un alimento comestible desde el punto de vista nutricional.
Se sabe y está comprobado que adhesivos, polímeros, papel y otros productos químicos pasan al alimento cuando se calientan dentro del horno microondas. Muchas de estas substancias son cancerígenas y tóxicas.

Estas son solo algunas de las razones por las que en los hospitales está prohibido calentar el alimento de los bebés en hornos microondas. La leche materna pierde todas las propiedades inmunológicas cuando se calienta con microondas. ¿Por qué con el resto de los alimentos habría de ser diferente?

Por consiguiente, si está prohibido calentar la comida de los niños pequeños con microondas ¿cómo es que se permite utilizarlo con los adultos? ¿Cómo es que si se sabe que los microondas destruyen las propiedades nutritivas de los alimentos se usan en los hospitales, las residencias de ancianos o en las escuelas? La respuesta vuelve a ser la de siempre, “porque es rápido y fácil”. Ahora bien, lo que es fécil y rápido no siempre es lo más conveniente ni lo más saludable. Algunas tecnologías nos hacen avanzar y nos ayudan, pero hay otras que no.

Yo lo tengo muy claro, para mi salud, y sobre todo para la de mi familia, he dejado de usar el microondas. En mi casa llevamos más de un año sin usarlo y la verdad es que calentar los alimentos en el horno o en una sartén además de ser más nutritivo y saludable también es rápido y fácil.

Por cierto, aún tengo el microondas en algún rincón del garaje. ¿Alguien lo quiere? 😉

¡Salud!

¿De qué tiene hambre tu vida?

Nuestra relación con la comida tiene sus inicios ya desde la etapa fetal. A partir de ese momento, comer no es sólo preservar la vida sino que se va cargando de significados psicológicos.

Estos significados se elaboran a partir de nuestra interacción con el mundo (costumbres, rituales, creencias de nuestras familias, sociedad, tiempo en el que nos ha tocado vivir …) pero también a través de la relación con nosotros mismos y nuestro interior (autoimagen corporal, autoestima y autoconcepto).

Comer es más que el simple hecho de proveer nutrientes al cuerpo. La comida se ha convertido no sólo en el qué y el cuánto (tipo de alimentos y cantidad de nutrientes o calorías ingeridas) sino en algo más. Nos referimos sobre todo a la relación psicológica que tenemos con los alimentos. No se puede separar la parte biológica y fisiológica del acto de comer con la vinculación emocional y afectiva que tenemos.

Nutrirnos es un acto de supervivencia pero también de seguridad psicológica. Es muy importante que aparte del qué y del cuanto nos empezamos a plantear por qué comemos y cómo comemos.

Así la frase “Eres lo que comes” es tan cierta como “Comes lo que eres”.

La comida es un reflejo, es una proyección, una extensión de quién somos. Por lo tanto, nuestra relación con la comida es una de las formas más elocuentes donde identificar las cosas que pensamos, creemos, sentimos, valoramos, queremos … .en fin, quien someros.

La psicóloga Mireia Bosch, colaboradora de Fitness Integral y la Elimination Diet propone un ejercicio muy sencillo pero a la vez muy potente … La próxima vez que te pongas a comer, antes de empezar, te pedimos que reflexiones por un momento y conteste a la siguiente pregunta …

¿Qué dice tu plato de ti?


No hay respuestas correctas o incorrectas, simplemente, se trata de observar cómo comemos; es una invitación a observar quien someros. Recuerda que lo que somos, se proyecto en todo lo que hacemos, también en el acto de comer.

Nuestra relación con la comida es una puerta de entrada a nosotros mismos. Es una vía de autoconocimiento y autoexploración y si nosotros lo decidimos así se puede convertir en un gran vehículo de crecimiento personal. Nos puede permitir entender el porqué comemos ciertos alimentos, la necesidad que tenemos de picar constantemente … en definitiva, nos enseña de que tiene hambre nuestra vida. Porque en la gran mayoría de los casos nos ponemos cosas en la barriga no por hambre sino para llenar un vacío diferente. Se trata de entender que estamos llenando con la comida que no llenamos con la vida que llevamos y así poder hacer los cambios pertinentes que nos permitirán ser más felices.

Es por ello que en el RETO Elimination Diet hemos apostado por hacer un cambio integral, donde no sólo tendremos en cuenta la nutrición y el ejercicio físico, sino también todo lo que puede ayudarte a estar más saludable y sentirte más feliz .

Si te apuntas al RETO Elimination Diet a medida que avanzas en el programa irás entendiendo porque hasta ahora te había costado tanto perder peso, o controlar los antojos y las ganas por el dulce … Además adquirirás nuevas herramientas y estrategias para gestionar mejor todas aquellas situaciones que te pueden hacer volver a recaer en aquellos malos hábitos que sabes que no te ayudan a ser la persona que quieres y mereces ser.

Recuerda esta frase, es el “quid” de la cuestión …;)

Recuerda esta pregunta la próxima vez que te encuentres ante un plato de comida … “¿Qué dice tu plato de ti?”.

Asegúrate de que lo que te transmita sea positivo, te dé fuerza y autoestima. Llénate la barriga por el hambre real que tienes y no por las angustias, frustraciones o el aburrimiento.

Salud y buen provecho;)

Combatir la diabetes y la obesidad depende de ti.

Hace unas semanas se celebró el día mundial de la diabetes. En realidad, hay poco que celebrar, los números asustan! Por esto desde Fitness Integral y la Elimination Diet queremos aportar nuestro granito de arena para despertar una nueva conciencia sobre cómo llevar un estilo de vida más responsable, activo y saludable que ayude a prevenir esta enfermedad.
¿Sabías que el 80% de los casos de diabetes tipo 2 se pueden prevenir adoptando un estilo de vida más saludable como el que promovemos desde Fitness Integral y la Elimination Diet?
Por si alguien aún no está familiarizado con la diabetes diremos que esta enfermedad está provocada por la incapacidad del cuerpo (páncreas) para segregar insulina y así poder gestionar correctamente los niveles de azúcar en sangre.
En España en los últimos dos años esta enfermedad ha aumentado un 33,41% en personas adultas. Si no nos ponemos en serio y cambiamos nuestros hábitos en el 2035 será el doble: 5,1 millones de personas. Y no es una enfermedad que se pueda coger a la ligera ya que mata a más de 25.000 españoles cada año. Para ponerlo en perspectiva decir que por cáncer mueren 6.300.
Los expertos pronostican que, si no cambiamos la manera de alimentarnos y empezamos a hacer más ejercicio, en un futuro no muy lejano (2035) 1 de cada 10 habitantes del planeta tendrá un páncreas disfuncional incapaz de producir insulina para mantener niveles normales de glucosa en sangre.
Por este motivo hoy queremos hablar de la necesidad de cambiar las recomendaciones oficiales y tradicionales (pirámide nutricional) para poder prevenir y luchar contra esta plaga de diabetes y obesidad.
Te has preguntado alguna vez si las recomendaciones nutricionales que nos aconsejan seguir (pirámide nutricional) se basan en ciencia, son coherentes, y lo más importante de todo, son realmente saludables?
Quizás no te habías hecho estas preguntas, ¿verdad?
Pues ya era hora! Vamos a intentar encontrarles una respuesta.

1.- Las recomendaciones nutricionales oficiales SON CIENTÍFICAS?

Para poder responder a esta primera cuestión hay que explicar de donde sale la pirámide nutricional y quién la inventó.

Os presento al Sr. Ancel Keys, un científico muy prestigioso del siglo XX que durante la década de los 50 ‘s presentó un estudio que llamó “The seven country study”. Este estudio observó la relación que había entra el consumo de grasa en la dieta y la mortalidad. Según los resultados que presentó parece obvio pensar que a mayor consumo de grasa más mortalidad. El problema es que el Sr. Ancel Keys digamos que “manipuló” un poco los resultados ya que este estudio no se hizo con 7 países sino con 22. Cuando se ponen todos los resultados pronto la mesa la relación ya no queda tan clara ya que hay muchos países como por ejemplo Suència que consumen igual o más grasa que los EEUU y tienen un índice de mortalidad de la mitad. El problema es que esta manipulación de los resultados se supo mucho más tarde y no tuvo demasiado eco mediático.
Mientras tanto, en el congreso de los Estados Unidos, algunos senadores tuvieron conocimiento de este estudio y de la gran relación que parecía haber entre el consumo de grasa y el índice de mortalidad y se pusieron a trabajar para intentar mejorar la dieta de los sus conciudadanos. El gran error fue preguntar y pedir asesoramiento al Departamento de Agricultura. Supongo que ya puedes imaginarte hacia dónde fueron sus recomendaciones, verdad? Este departamento recomendó sustituir la grasa por carbohidratos y sobre todo carbohidratos derivados de los cereales.
Esto fue un gran error ya que no hay ninguna evidencia científica (rigurosa) que demuestre que los cereales sean la fuente de energía más saludable que existe. De hecho, se ha demostrado que los carbohidratos de verduras, la grasa y la proteína de calidad es de donde deberían provenir la gran mayoría de las calorías de una dieta saludable, y no los carbohidratos de los cereales.
Y si se sabe hace tiempo que los cereales no son tan buenos como nos han querido hacer creer … ¿cómo es que no lo cambiamos?
Buena pregunta! Yo también me la he hecho muchas veces. La conclusión a la que he llegado es que … No interesa! Hay tantos intereses económicos para mantener las cosas como están que no hay ninguna voluntad para cambiarlo.
De hecho, la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, la Dra. Margaret Chan, en su discurso de apertura de la 8ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud de 2003 ya acusó sin ninguna duda a la industria alimentaria ya las administraciones públicas de buena partes de los gobiernos asistentes de manipular las políticas de salud pública en beneficio de las grandes empresas.
Estas acusaciones no cuestan mucho de creer cuando se da un vistazo a los patrocinadores de los congresos y formaciones que reciben los nutricionistas de nuestro país.

¿Qué crees que les explicarán estas empresas a los profesionales de la salud? … Que recomienden comer verdura o que recomienden consumir sus productos? …
CONCLUSIÓN: En la respuesta de si las recomendaciones oficiales son científicas o no, en mi opinión puedo decir que … NO. No sólo no están basadas en ciencia sino que además están manipuladas!

2.- Las recomendaciones nutricionales oficiales SON COHERENTES?

Hay una frase de Theodosius Dobzhandky, un científico y genetista de principios del S. XX que decía:
“Nada en medicina tiene sentido sin la biología, pero nada en biología tiene sentido sin la evolución”
Por tanto, de esta reflexión se extrae todo en medicina tiene sentido sin la evolución. Hay que tener mucho más en cuenta lo que nos ha funcionado durante millones de años y continuar haciéndolo y evitar aquellas cosas que no nos han ido bien y nos han perjudicado.
Por eso hay que entender que a pesar de haber evolucionado mucho (nuestro entorno ha cambiado completamente, vivimos en casas, conducimos coches, queremos en avión y hemos llegado a la luna) nuestra fisiología sigue siendo prácticamente la misma.
Por lo tanto, hoy en día nuestros genes aún llevan la marca de haberse forjado hace cientos de miles de años. Nuestro cuerpo aún espera recibir una alimentación similar a la que tenían nuestros antepasados ??cazadores y recolectores y no una alimentación basada en productos y alimentos nuevos que ni existían hace unos pocos años atrás.
Y no nos engañemos, no vale decir aquello de … “Pero si hemos comido pan toda la vida”. Quizás tú sí que has comido pan toda la vida, y tal vez tus padres y abuelos también pero desde una perspectiva evolutiva toda la vida debería ser toda la vida del homo sapiens.
La tabla siguiente demuestra que de hecho nos hemos pasado gran parte de nuestra vida comiendo plantas vegetales y animales y no cereales ni productos derivados de éstos.
Como puedes ver nos hemos pasado más de 6.600 generaciones como cazadores-recolectores. No fue hasta la Revolución Agrícola (ya hablé en este artículo) hace unas 333 generaciones atrás que empezamos a basar nuestra dieta en cereales (trigo). Y hace tan sólo 4 generaciones, desde la Revolución Industrial que consumimos comida basura.
CONCLUSIÓN: En la respuesta de si las recomendaciones oficiales son coherentes con nuestra evolución, la respuesta es … NO. Nuestro cuerpo no puede manejar todos estos cambios tan recientes, poco coherentes con nuestra fisiología y como veremos tan poco saludables.

3.- Las recomendaciones nutricionales oficiales SON REALMENTE SALUDABLES?

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras aquí tienes una gráfica donde muestra la evolución de los Estados Unidos en referencia a la obesidad y la diabetes. Como puedes comprobar es aterrador el incremento de estos dos problemas de salud.
No es cuestión de simplificarlo y atribuir toda la culpa a un solo factor ya que los malos hábitos los hemos adquirido por muchas bandas (publicidad engañosa y agresiva por parte de la industria alimentaria, el sedentarismo, de la pereza de la gente para informar -se debidamente, etc ..) pero lo que está claro es que las recomendaciones oficiales basadas en la pirámide nutricional no han ayudado nada.
Según Adelardo Caballero, presidente del Instituto Español de la obesidad:
“El porcentaje de españoles con sobrepeso en 1998 era del 35% mientras que en 2011 ya se ha superado el 60%. En una década el crecimiento ha sido espectacular y no se tiene previsión de que las condiciones sociales cambien. De seguir así el 90% de los españoles sufrirán sobrepeso en menos de 15 años “
CONCLUSIÓN: En la respuesta de si las recomendaciones oficiales son saludables la respuesta es … NO. Teniendo en cuenta todo lo expuesto hay una revisión en profundidad de las recomendaciones que se están dando a nivel de nutrición. Se necesitan unas recomendaciones más científicas, sin intereses detrás, más coherentes y sobre todo mucho más saludables.
Desde Fitness Integral y la Elimination Diet somos bastante críticos con las recomendaciones oficiales y desde aquí animamos a todo el mundo a replantearse su estilo de vida y la forma en que come.
Si necesitas más información porque hay que minimizar el consumo de cereales, qué alimentos son mejores y, sobre todo, quieres conocer la propuesta alternativa que ofrecemos nosotros puedes DESCARGAR el libro de la Elimination Diet y los libros de Recetas que seguro que te ayudarán a hacer estos primeros pasos hacia una nueva manera de entender y vivir la alimentación.

http://dietasaludablefitnessintegral.com/es/receptes/

Revolución Agrícola: El fraude más grande de la história

Durante 2,5 millones de años, los humanos se alimentaron a base de recolectar plantas y cazar animales. El Homo erectus, el Homo ergaster y los Neandertales cogían higos silvestres y cazaban ovejas salvajes sin decidir dónde arraigarían las higueras, en qué prado pasto un rebaño. No tenía ningún sentido hacer otra cosa cuando aquel estilo de vida les facilitaba alimento suficientes.
Todo eso cambió hace unos 10.000 años, cuando los sapiens comenzaron a dedicar casi todo su tiempo y sus esfuerzos a manipular la vida de unos cuantos animales y plantas. Desde que salía el sol hasta que se ponía, los humanos sembraban semillas, regaban plantas, arrancaban malas hierbas y llevaban a pastar las ovejas. Este trabajo, pensó, les proporcionaría más frutos, cereales y carne. Fue una revolución en la forma de vida de los humanos: la REVOLUCIÓN AGRÍCOLA.
La transición hacia la agricultura comenzó el 9.500-8.500 aC en la zona montañosa del sureste de Turquía, en el oeste de Irán y en Oriente Próximo. Hacia el 9000 aC, los humanos comenzaron a domesticar cabras ya cultivar el trigo; hacia el 8000 aC, guisantes y lentejas; hacia el 5000 aC, olivos; los caballos se empezaron a domesticar hacia el 4.000 aC, y las viñas se cultivan a partir del 3.500 aC. Otros animales y plantas vinieron posteriormente pero se puede decir que hacia el 3500 aC la principal ola de domesticación y cultivo había acabado. Aún hoy en día, con todas nuestras tecnologías avanzadas, más del 90% de las calorías que alimentan la humanidad salen de un puñado de plantas que nuestros antepasados ??comenzaron a cultivar entre el 9.500 y el 3.500 aC: trigo, arroz, maíz, patatas, mijo, cebada.
En un momento determinado, los expertos proclamaron que la Revolución Agrícola fue un gran salto adelante para la humanidad.

Contaron un cuento sobre el progreso, activado por la capacidad del cerebro humano. La evolución había hecho gente cada vez más inteligente. Al final, la gente era tan lista que había podido descifrar los secretos de la naturaleza y había podido domesticar ovejas y cultivar trigo. Luego que pasó esto, los sapiens abandonaron alegremente la vida peligrosa, dura ya menudo espartana de los cazadores-recolectores y se dispusieron a disfrutar de la agradable vida de abundancia de los agricultores.
Este cuento es una fantasía!

No hay nada que demuestre que con el paso del tiempo la gente ganara en inteligencia. Los cazadores-recolectores conocían los secretos de la naturaleza mucho antes de la Revolución Agrícola, ya que su supervivencia dependía de un conocimiento profundo de los animales que cazaban y de las plantas que recogían. En lugar de suponer una nueva era de vida regalada, la Revolución Agrícola comportó para los agricultores una vida generalmente más difícil y menos satisfactoria que la de los cazadores-recolectores, y corrían más peligro de morir de hambre o de enfermedad. Sin duda la Revolución Agrícola hizo crecer la cantidad total de comida que había a disposición de la humanidad, pero el excedente de alimentos no se tradujo en una dieta más sana o en más tiempo libre, sino que dio lugar a explosiones demográficas ya unas élites privilegiadas. El agricultor tipo trabajaba más que el cazador-recolector tipo, y encima comía peor. La Revolución Agrícola fue el fraude más grande de la historia.

Quien fue responsable? Los culpables fueron un puñado de especies vegetales, incluyendo el trigo, el arroz y las patatas. Estas plantas fueron “domesticar” el Homo sapiens, y no al revés.

Pensamos un momento en la Revolución Agrícola desde el punto de vista del trigo. Fa10.000 años, el trigo era una hierba salvaje, una de tantas, confinada en una pequeña zona de Oriente Medio. De pronto, al cabo de pocos milenios, crecía en todo el mundo. Según los criterios básicos evolutivos repente la supervivencia y la reproducción, el trigo se ha convertido en una de las plantas con más éxito de la historia de la Tierra. El trigo hoy en día cubre más de 2,25 millones de kilómetros cuadrados de la superficie terrestre, casi diez veces el tamaño de Gran Bretaña.
Como se lo hizo esta hierba para pasar de ser insignificante a ser omnipresente?
Lo consiguió manipulando el Homo sapiens a su conveniencia. Hasta hacía unos 10.000 años, aquel simio había llevado una vida bastante cómoda cazando y recolectando, pero entonces empezó a dedicar cada vez más esfuerzos a cultivar el trigo. Al cabo de un par de milenios, los humanos de muchos lugares del mundo casi no hacían otra cosa que cuidar esta planta de sol a sol. No fue fácil. El trigo era muy exigente. No le gustaban las rocas y las piedras, o sea que los sapiens desloma limpiando los campos. Al trigo no le gustaba compartir el espacio, el agua y los nutrientes con otras plantas, por lo que los hombres y las mujeres hacían largas jornadas para quitar las malas hierbas bajo un sol de justicia. El trigo era propenso a sufrir plagas, por lo que los agricultores debían guardar y proteger. El trigo tenía mucha sed, por lo tanto los humanos tenían que acarrear agua de las fuentes y los arroyos para regarlo. Y el trigo tenía tanta hambre que incluso obligó a los sapiens a recoger estiércol de animales para alimentar la tierra donde crecía.
El cuerpo del Homo sapiens no había evolucionado para hacer estas tareas. Estaba adaptado a subirse a los manzanos ya correr detrás de las gacelas, no a retirar toques de un campo ya llevar cubos llenos de agua. La columna vertebral, las rodillas, el cuello y el puente de los pies de los humanos lo pagaron muy caro. Hay estudios de esqueletos primitivos que indican que la transición hacia la agricultura conllevó un montón de problemas físicos, tales como vértebras dislocadas, artrititis y hernias. Además, las nuevas tareas agrícolas exigían tanta dedicación que la gente se vio obligada a establecerse permanentemente cerca de los campos de trigo. Esto alteró completamente su forma de vida.
Así pues, no fuimos paso nosotros, los que “domesticar” el trigo: fue él, lo que nos domesticó nosotros. La palabra domesticar viene del latín domus que quiere decir “casa”. Quien vive en casas? Nosotros, no el trigo!

Como se lo hizo el trigo para convencer al Homo sapiens que cambiara una vida bastante buena para una existencia más desgraciada? Que le ofrecía el trigo como compensación?

No le ofrecía una dieta más sana. Recordémoslo: los humanos son simios omnívoros que prosperan sobre a base de un amplio abanico de alimentos. Los cereales sólo eran una pequeña parte de la dieta humana antes de la Revolución Agrícola. Una dieta basada en los cereales es pobre en minerales y vitaminas, difícil de digerir y muy mala para los dientes y las encías.
El trigo no dio seguridad económica a la gente. La vida de un campesino era menos segura que la de los cazadores-recolectores, que contaban con docenas de especies para sobrevivir y por tanto podían capear los años difíciles aunque no tuvieran reservas de alimentos. Si la disponibilidad de una especie se reducía, podían recolectar y cazar otra especie en más cantidad. En cambio una vez llegada la Revolución Agrícola los sapiens pasaron a depender de una variedad muy limitada de plantas. En muchas zonas, dependían de un solo alimento, como el trigo. Si las lluvias fallaban o llegaba una plaga de langostas, los campesinos morían a miles e incluso millones.
El trigo tampoco podía ofrecer seguridad contra la violencia. Los primeros agricultores eran tan violentos, o incluso más, como sus antepasados ??cazadores-recolectores, ya que tenían más propiedades y necesitaban tierra para plantar. Perder tierras de pasto en manos de los vecinos podía significar pasar de subsistir a morir de inanición. Cuando un grupo de cazadores-recolectores se sentía acorralado p uno por un rival más fuerte, normalmente marchaba. Cuando un enemigo más fuerte amenazaba un poblado agricultor, la retirada significaba renunciar a los campos, las casas y los graneros. En muchos casos, esto condenaba los que huían a morir de hambre. Los agricultores, por tanto, tendían a no ceder terreno ya luchar hasta el final.
Sin duda, la vida del poblado aportó algunos beneficios inmediatos a los primeros agricultores, como por ejemplo más protección contra los animales salvajes, la lluvia y el frío. En general, pero probablemente las desventajas pesaban más que las ventajas. Esto se hace difícil de apreciar para la gente de las sociedades prósperas de hoy en día. Como vivimos en la abundancia y la seguridad, y la abundancia y la seguridad se han construido sobre los cimientos de la Revolución Agrícola, suponemos que esta revolución fue maravillosa. Ahora bien: es erróneo juzgar miles de años de historia desde una perspectiva actual.
Así pues, el que ofreció el trigo a los campesinos? A las personas como individuos no les ofreció nada, pero sí aportó algo al Homo sapiens como especie. Cultivar trigo proporcionaba mucha comida por unidad de territorio, y por tanto permitía al Homo sapiens multiplicarse de manera exponencial. Hacia el año 13.000 aC, cuando la gente se alimentaba a partir de la recolección de plantas silvestres y de la caza de animales salvajes, la zona de alrededor del oasis de Jericó, en Palestina, podía mantener como máximo un grupo nómada de 100 personas relativamente sanas y bien nutridas. Hacia el año 8500 aC, los campos de trigo del oasis mantenían una población de más de 1.000 personas apiñadas, que sufrían muchas más enfermedades y malnutrición.
Así pues, con el establecimiento de los poblados permanentes y el aumento de las provisiones de comida, la población comenzó a crecer. El hecho de dejar el nomadismo permitió a las mujeres tener un hijo cada año. Los bebés dejaban de mamar de más pequeños, ya que los podían alimentar con papillas, y las mujeres podían volver más bien a trabajar los campos. Este crecimiento de población hizo que la gente terminara viviendo en núcleos infestados de enfermedades, donde los niños se alimentaban más de cereales y menos de leche materna lo que hizo aumentar la mortalidad infantil. En la mayoría de las sociedades agrícolas menos uno de cada tres niños se moría antes de llegar a los veinte años. El aumento de los nacimientos, sin embargo, continuó superando el de las muertes; los humanos continuaron teniendo cada vez más hijos.
Ahora bien, del mismo modo que el éxito económico de una empresa se mide sólo por la cantidad de dinero que tiene a la cuenta del banco y no por la felicidad de sus empleados, el éxito evolutivo de una especie se mide por la cantidad de copias de su ADN y no la erradicación del hambre, la disminución del sufrimiento o la obtención de más felicidad. Desde esta perspectiva, mil copias son siempre mejor que ciento.
Esta es la esencia del a Revolución Agrícola: la capacidad de mantener más gente viva en peores condiciones.

_________________________________________________________________________________________

Fuente original:

Noah Harari, Yuval. “Sàpiens. De animales a dioses”. Ediciones 62.

Controla tu gen glotón!

Para entender nuestra naturaleza, nuestra historia y nuestra psicología, debemos entrar en la cabeza de nuestros antepasados ??cazadores-recolectores. Durante casi toda la historia de nuestra especie, los sapiens nos hemos dedicado a buscar comida para vivir. Los últimos 200 años, en los que ha habido cada vez más sapiens que se han ganado el pan diario como oficinistas y trabajadores urbanos, y los 10.000 años precedentes, en que la mayor parte de los sapiens vivieron como agricultores y pastores, son un abrir y cerrar de ojos comparados con las decenas de miles de años durante los cuales nuestros antepasados ??cazar y recolectar la comida.
El campo cada vez más desarrollado de la psicología evolutiva sostiene que muchas de nuestras características sociales y psicológicas tomaron forma durante esta larga era preagrícola. Todavía hoy, afirman los expertos en este campo, nuestro cerebro y nuestra mente están adaptados a una vida de caza y recolección. Nuestros hábitos son el resultado de la forma en nuestra mente de cazadores-recolectores interactúa con nuestro entorno postindustrial, las megalópolis, los aviones, los teléfonos y los ordenadores. Este entorno nos proporciona más recursos materiales y una vida más larga que la que tenía cualquier generación anterior a la nuestra, pero a menudo nos hace sentir alienados, deprimidos y estresados. Para entender por qué, argumentan los psicólogos evolutivos, debemos hurgar en el mundo de los cazadores-recolectores que nos conformó, el mundo donde, en un plano subconsciente, aunque habitamos.
Por qué, por ejemplo, la gente se harta de comidas supercalòrics insanos para su cuerpo? Las sociedades de la abundancia de hoy en día están inmersas en una plaga de obesidad que se está esparciendo rápidamente hacia los países en vías de desarrollo. El motivo por el que nos hartamos de las comidas más dulces y grasos que podemos encontrar es todo un misterio hasta que nos fijamos en los hábitos alimenticios de nuestros antepasados. En las sabanas y los bosques donde habitaban, los dulces supercalòrics eran extremadamente poco frecuentes y la comida en general escaseaba.
El recolector tipo de hace 30.000 años sólo tenía acceso a un tipo de alimentos dulces: los frutos maduros. Si una mujer de la edad de piedra se encontraba un árbol cargado de higos, lo más razonable que podía hacer era comerse como más mejor allí mismo, antes de que los monos de la zona dejaran el árbol sin un solo fruto. El instinto de hartarnos de comida supercalòric quedó grabado en nuestros genes. Quizás hoy en día vivimos en rascacielos altísimos con una nevera llena a rebosar de comida, pero nuestro ADN continúa pensando que estamos en la sabana. Esto es lo que te hace tragar una tarrina de medio kilo de Häagen-Dazs que has encontrado en el congelador y luego hacerla bajar con una coca-cola gigante.
Fuente original:
Noah Harari, Yuval. “Sàpiens, de animales a dioses”. Ediciones 62

Para bajar de peso se tiene que hacer dieta?

La respuesta es … ¡No!
Hacer dieta para bajar de peso es el primer paso hacia el fracaso. Cuánta gente hace dieta para bajar de peso y no lo consigue? O cuántas de estas personas logran bajar unos kilitos y los vuelven a recuperar luego que dejan de seguir la dieta?
Cuando alguien quiere bajar de peso lo primero que hay que hacer es quitarse de la cabeza el objetivo de bajar de peso. En estos casos el objetivo debe ser en términos de salud y no sólo de bajar de peso. Hay que trabajar para introducir los cambios que le hacen falta a la persona para mejorar aquellos aspectos de su vida que no están yendo demasiado bien. Por ejemplo, si una persona con sobrepeso se nota cansada y sin energía lo que no tiene que hacer es ponerse a hacer dieta y comer menos. Esto le agotará aún más! Lo que tiene que hacer es intentar mejorar aquellos aspectos que le aportarán más energía y vitalidad como por ejemplo descansar más, acostarse más bien y sobre todo alimentarse mejor y comer alimentos de calidad que le proporcionen aquellos nutrientes y energía que le falta. Ah, y por energía no me refiero a comer más pasta o pan … estos alimentos que la gente asocia a energía más que darte te la saca! Muchas calorías (de poca calidad y valor nutricional) no equivale a tener más energía y vitalidad.
Por lo tanto, si tienes problemas de peso y quieres solucionarlo olvídate de la báscula y las dietas y céntrate en mejorar tu salud en general. Un cuerpo saludable no acumula sobrepeso! En la mayoría de los casos cuando una persona engorda no suele ser porque come demasiada cantidad de alimentos saludables sino que el gran problema es que come demasiados alimentos que no le convienen y pata un estilo de vida que no le ayuda a mantener un estado óptimo de salud (y por eso engorda).
Desde el Elimination Diet ponemos todos nuestros esfuerzos a transmitir esta idea. De hecho la Elimination Diet no es una “dieta” y no tiene nada que ver con las dietas que hayas podido conocer hasta ahora.
En primer lugar, no hay que contar calorías y por lo tanto no tendrás que comer menos ni pasar hambre. Y por tanto, tampoco te pediremos en ningún momento que sigas ninguno de aquellos métodos absurdos donde te aconsejan sustituir comidas por batidos y barritas ni aquellos que hacen combinaciones extrañas de alimentos que son inviables seguir.
Son todos estos métodos los que han dado un sentido negativo a la palabra “dieta”. Ya sabes a qué nos referimos, ¿verdad? Nos referimos a todas aquellas dietas que se basan en soluciones temporales, aquellas que tienes que hacer durante un tiempo corto para “arreglar algo” antes de volver a comer exactamente las mismas porquerías que comías antes.
Como ya te hemos comentado estas dietas no funcionan y no son viables a largo plazo. Por lo tanto lo primero que hay que hacer si se quiere bajar de peso es dejar de centrarse SÓLO en bajar de peso. También hay que cambiar esta connotación negativa a la palabra “dieta” y sustituirla por otra mucho más positiva y beneficiosa par en tu salud.
Por eso a partir de ahora (y no sólo mientras estés haciendo la Elimination Diet) nos gustaría que cada vez que pensaras en hacer dieta como:

“La manera en que comes cada día para verte y sentirte bien, y poder rendir al máximo”


Nada más que eso! Pero nada Menos que eso también!
Si piensas de esta manera, el hecho de estar haciendo dieta no debería ser aburrido, no debería ser pesado y por supuesto no debería ser una lucha constante entre tú y la comida. De hecho, se convertirá en lo que debería haber sido siempre; la manera que comes para verte y sentirte bien, y rendir al máximo!

Sólo hace falta que antes de ponerte algo en la boca te preguntes si aquel alimento te ayuda a mejorar la salud o no. Si la respuesta es SÍ, entonces cómetelo … Si la respuesta es NO, mejor que no te lo comas!

Es así de sencillo!
Ahora te puede parecer muy complicado dejar de comer ciertos alimentos que no te ayudan pero normalmente suele hacer más pereza el hecho de pensar que tenemos que cambiar de hábitos que no el hecho de hacerlo. Y aún es más fácil cuando este cambio es asesorado tal y como te planteamos desde la Elimination Diet y el RETO Elimination Diet.


Los que ya han hecho el RETO Elimination Diet ya saben a qué nos referimos. Todos ellos comentan que el hecho de iniciar este cambios de hábitos conjuntamente con el resto del grupo ayuda a sentirse acompañado. Además, tener acceso directo y recibir el apoyo diario (listas de la compra, menús, ejercicio físico, consejos saludables …) de los profesionales que estamos detrás (psiconeuroimmunòlegs, asesores de salud y nutricionistas) hace que todos estos cambios se produzcan casi de manera natural.
Y para que veas cómo debería ser un menú semanal saludable aquí tienes un ejemplo de los que Marta Expósito (nutricionista) pasa a los participantes del RETO Elimination Diet. A que no parece un menú de “dieta”;)

También verás que en este menú hay 5/6 comidas al día. Esto no quiere decir que tengan que hacer todos. De hecho, nuestra recomendación es que como mucho se hagan tres al día (desayuno, almuerzo, cena) y que se evite picar entre horas. Ahora bien, como hay personas (sobre todo las que están pegadas al azúcar y los cereales) que su metabolismo es básicamente glucolítico (crema azúcar) en lugar de tener un metabolismo predominantemente lipolítico (quema grasa) damos la opción de comer entre comidas pero siempre con la idea de irlos reduciendo a medida que sea posible.

Venga! Animate a incorporar más y mejores hábitos saludables a tu vida. Verás que no es tan difícil y que los beneficios valen mucho la pena! 😉

Salud y felicidad!

¿Todos los productos ecológicos y de dietética son saludables?

Cada vez más gente va a las tiendas de dietética a comprar alimentos ecológicos y productos alternativos saludables. Ahora bien, ¿todos los productos ecológicos y los que se encuentran en estas tiendas son más saludables que los que podemos comprar en otros lugares? …

La respuesta es … “Depende”.

No debemos caer en la trampa de creer que un producto por ser ecológico ya es saludable. Si compras un producto ecológico siquiera te aseguras de estar consumiendo un producto libre de manipulaciones genéticas, productos químicos y / o pesticidas (que ya es muy importante), pero no aseguras que sea saludable.

Lo que determinará si un producto es saludable o no son los ingredientes de los que está hecho. Si los ingredientes son naturales, poco procesados ??o manipulados y no contienen sustancias nocivas para la salud entonces el producto será saludable, sino … NO!

Un ejemplo muy claro podrían ser las galletas ecológicas. Mi respuesta como asesor de salud, si alguien me pregunta si hay galletas saludables es … “No hay ninguna galleta comercial saludable!”

Si os fijáis con los ingredientes de estos productos encontrará harinas refinadas de trigo, harinas de espelta (no nos engañemos, es el mismo que el trigo!), Azúcar, azúcar moreno, agave (es peor que el azúcar ya que es fructosa pura), aceites vegetales (girasol, palma …), emulgentes (lecitina de soja, gluten …) y otros ingredientes que seguramente ni tú ni yo sabemos qué son.

Por lo tanto, estas galletas a pesar de ser ecológicas no son saludables! No te gastes el dinero y mucho menos las compres pensando que son aptos para los niños!

Otro ejemplo de productos que la gente compra (y se gasta un dineral) pensando que son saludables son las típicas hamburguesas vegetales de SEITÁN (gluten de trigo) o TOFU (soja)

Mucha gente piensa que ser vegetariano es más saludable que una dieta que incluya carne y / 0 pescado. Bueno, eso es muy discutible y hay que tener en cuenta muchos matices. Si una persona es vegetariana por razones éticas y morales, ya que no está de acuerdo con cómo se cuidan y crían los animales, tiene todo mi respeto y admiración. Ahora bien, quien sea vegetariano sólo porque cree que así comerá más saludable … entonces sinceramente creo que se equivoca.

El consumo responsable de carne y / 0 pescado (siempre que sea de calidad, y en este caso sí recomendamos que sea ecológica y / o salvaje) es indispensable para obtener todos los nutrientes que el cuerpo necesita. Además, otro problema de algunas personas que se consideran “vegetarianas” es que de vegetarianas tienen muy poco. La raíz etimológica de la palabra vegetariano proviene de la palabra vegetal. Si la dieta de un vegetariano se basa en gran medida en verdura, fruta y en los suplementos necesarios para evitar cualquier carencia nutricional entonces esta persona está llevando una dieta vegetariana fuerza saludable. Ahora bien, si la dieta de este vegetariano se basa en cereales (pasta, arroz, pan, pizzas, galletas, tofu, soja, seitán …) entonces ya no se puede considerar vegetariano sino más bien “pastivoros”. Y esto ya no es nada saludable.

Problemas del consumo de cereales y productos con GLUTEN (sobre todo de trigo)

El principal problema de basar la dieta en cereales (recomendación nutricional oficial) es que el consumo exagerado de cereales desplazará el consumo de otros alimentos mucho más nutritivos y saludables. Es decir, cuanto más macarrones, espaguettis o pan comas, seguramente menos espacio habrá en tu dieta para consumir verduras y otros vegetales mucho más densos en nutrientes.

¿Por qué no nos engañemos?, … nos han vendido que los cereales (y sobre todo los integrales) nos aportan mucha energía y nutrientes pero la realidad es que lo único que nos aportan son calorías vacías si las comparamos con alimentos como la fruta y las verduras . Aquí tenéis un ejemplo:

El pan / macarrones no llega ni a 100 en la escala de nutrientes mientras que la mayoría de frutas y verduras están cinco veces más arriba. Por ejemplo las espinacas están casi a 1000 (10 veces más nutritivos que cualquier cereal!).

Otro problema de los cereales (sobre todo trigo) y muchos legumbres (sobre todo soja) es el alto contenido que tienen en “antinutients”. Los antinutients (fitatos, prolaminas, saponinas …) son sustancias bioactivas de protección que tienen las plantas para evitar ser comidas. A ningún ser vivo le gusta que se lo coman, por eso todos han desarrollado estrategias para protegerse de los depredadores.

Por ejemplo, un conejo para evitar ser cazado correr, un pájaro vuela y un camaleón se camufla, verdad?

Pues las plantas (que no pueden correr ni volar) también han desarrollado estrategias para defenderse.

Algunas plantas como los cactus han desarrollado pinchos, otros como algunas setas tienen veneno y los cereales y las legumbres contienen antinutrientes!

Los antinutrientes son sustancias nocivas para el intestino.Una vez ingeridos afectan la función del intestino y aumentan la permeabilidad intestinal interfiriendo así en la absorción de nutrientes como demuestran muchos estudios. Aquí tienes algún ejemplo:

Gluten (gliadina) y permeabilidad intestinal

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/m/pubmed/16635908/

Fitatos y problemas de absorción de minerales

http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(73)91538-9/abstract

El GLUTEN de los cereales, aparte de ocasionar alteraciones intestinales, también puede provocar otros problemas. Como por ejemplo:

Problemas digestivos: hinchazón, gases, dolor abdominal, síndrome del colon irritable …

Desequilibrios en el estado de ánimo: irritabilidad, ansiedad, falta de concentración, dolor de cabeza y migrañas …

Alteraciones inmunitarias: intolerancias, alergias, patologías autoinmunes …

Inflamación y dolor articular: la inflamación es la base de gran parte de las patologías modernas y amplifica la sensación de dolor.

Desajustes hormonales: puede alterar la función tiroidea y provocar problemas de peso.

Problemas del consumo de SOJA y derivados (sobre todo productos procesados)

La soja, como ya hemos comentado con las legumbres tiene un alto contenido en antinutrientes. Aparte de esto hay que tener en cuenta que la soja, si no es ecológica, será transgénica. La gran parte de la producción mundial de soja ha sido manipulada genéticamente por una empresa (Monsanto) que la desnaturalizado y le ha hecho perder cualquier posible beneficio para la salud. También hay que saber que el cultivo de soja es de los más intensivos que existe y uno de los que utiliza más productos químicos / pesticidas.

Contrariamente a lo que la industria alimentaria te quiere hacer creer la soja y todos sus derivados no te aportan demasiado nada bueno. De hecho, el consumo de estos productos pueden provocarte …

Problemas de absorción de minerales: al igual que con los cereales la soja, al ser una legumbre, contiene una alta concentración de antinutrientes que dificultan la absorción de muchos minerales. En este caso concreto la soja inhibe mucho la absorción del zinc indispensable para la producción de hormonas tiroideas.

Desequilibrios hormonales: la soja es muy rica en fitoestrógenos que pueden alterar el funcionamiento de la glándula tiroides y comprometer el funcionamiento de todo el metabolismo del cuerpo. Además, hay que tener presente que todos los productos químicos utilizados en su cultivo son potentes disruptores y por tanto su consumo (a través de la soja) puede traer muchos problemas de salud: dolores premenstruales y desajustes en el ciclo de la regla, interfiere en el buen funcionamiento de la placenta en mujeres embarazadas y puede alterar el correcto desarrollo del feto, …

Problemas de fertilidad: hay muchos estudios que relacionan el consumo de soja con una mala calidad del esperma.

Alteraciones del comportamiento: se está relacionando los trastornos de ansiedad y la mala gestión del estrés en el consumo prolongado de soja y sus derivados.

Por tanto, y como resumen … mi recomendación profesional sería que siempre que sea posible consumas productos ecológicos pero sin caer en la trampa de creer que todo lo que es ecológico es saludable!

Ya has visto que muchos alimentos, si están procesados ??y contienen productos como gluten o derivados de la soja, aunque sean ecológicos, te llevarán más problemas que beneficios. Así que hiciera un favor a tu salud ya tu bolsillo y deja de comprarlos!

“Una caca, aunque sea ecológica continúa siendo una caca”

Consume alimentos poco procesados ??y, a ser posible, en su forma original. Huye del marketing y de las estrategias engañosas de la industria alimentaria para hacerte creer que un producto es saludable cuando realmente no lo es. Usa el sentido común y vuelve a comer lo más natural posible, tal y como proponemos en la Elimination Diet. Si aún no la conoces puedes descargarte el libro totalmente GRATIS en www.dietasaludablefitnessintegral.com

Salud y buen provecho